FORO CUBANO Vol 5, No. 43 – TEMA: EL PÉNDULO DE LAS DICTADURAS EN AMÉRICA LATINA–

Evolución y transformación de la dictadura cubana

Vistas

Por: Catalina León Lozano 

Abril 2022

Cuando se habla de la revolución cubana se suele pensar directamente en personajes como Ernesto Guevara y Fidel Castro. Sin embargo, el dictador cubano Fulgencio Batista desempeñó un papel crucial en la realidad del país al representar uno de los referentes más importantes de las consecuencias de la concentración de poder en Cuba antes de la llegada de Fidel Castro. Fulgencio Batista era un militar cubano que aparece en el escenario político por el golpe de Estado del 4 de septiembre de 1933 que acabó con el gobierno provisional de Carlos Manuel de Céspedes, Batista encabezó una rebelión de suboficiales y se apoderó del ejército nacional, lo que lo llevó a convertirse en el nuevo jefe del Estado Mayor cubano. Lamrani (2013) señala que en el periodo de tiempo de 1934-1940 Batista controlaba a los presidentes hasta que finalmente en 1940 este militar llegó al poder por medio de una coalición entre fuerzas conservadoras y comunistas del Partido Socialista Popular. 

 

Para el año 1944 Ramón Grau San Martín llegó a la Presidencia de la República y dirigió el país hasta 1948, su administración estuvo impregnada por la corrupción y la dependencia de Estados Unidos. Esta situación llevó a que en 1952 Batista realizará un nuevo golpe de Estado e instauró una dictadura militar, la cual se basó en aumentó en el salario de las fuerzas armadas y de la policía, suspendió el Congreso y delego el poder legislativo al Consejo de ministros, abolió el derecho de huelga, restableció la pena de muerte y suspendió las garantías constitucionales (Lamrani, 2013).


Durante los periodos de tiempo en los que Batista estuvo en el poder su mandato fue apoyado por el partido comunista en Cuba y se caracterizó por ser seguidor de la política de Estados Unidos. La influencia de Estados unidos sobre Cuba y especialmente sobre Batista permitió que se mantuviera un trato preferencial entre estos países en términos de exportación azucarera y en los sectores agropecuarios y energéticos. Además, esto se evidencia también por el hecho de que Batista permitió que Washington utilizara el espacio aéreo, marítimo y terrestre, dispusiera de varias bases aéreas y navales con uso exclusivo durante la Segunda Guerra Mundial, poniendo así la soberanía nacional entre paréntesis. De la misma forma, sus mandatos estuvieron caracterizados por la represión a las disidencias, por la persecución a  la actividad política por medio de censura, cárcel, tortura y ejecuciones, por la corrupción interna,  por la presencia de las mafias, por el narcotráfico y por los constantes desmanes. Estas circunstancias llevaron a cuba a ser conocida como el “prostíbulo de América” que posteriormente le pasarían factura a Batista tras la creciente oposición y la pérdida de apoyo social (Kirschbaum, 2019).

 

Durante los últimos años de la década de 1950 Cuba estaba atravesando diversos problemas a nivel doméstico ya que las revueltas estudiantiles y manifestaciones anti-Batista se habían vuelto frecuentes y una de las causas de estas manifestaciones era el nivel tan alto de pobreza y desempleo en todo el país, pues los recién graduados en edad de trabajar no podían conseguir un empleo estable. Estas revueltas llevaron al cierre temporal de la universidad de La Habana por las sospechas por parte del gobierno de que los jóvenes eran revolucionarios y la universidad no volvería a abrir sus puertas hasta la caída del régimen de Batista.  Para el año de 1955 fundó el Movimiento 26 de Julio (M-26-7) una organización la cual tenía como fin derrocar a Batista y que tenía una ideología de progreso y cambios, antiimperialista y democrática, fundada en las ideas de José Martí. Los primeros enfrentamientos entre el M-26-7 y el ejército cubano comenzaron en el año 1957 y para diciembre de 1958 las tropas de la oposición comandadas por el Che Guevara iniciaron el ataque contra la ciudad de Santa Clara y finalmente para el 1 de enero de 1959 el presidente Fulgencio Batista decidió firmar su dimisión y salir de la isla rumbo a su exilio en Santo Domingo y  dejó como  jefe de Estado al presidente del Senado Anselmo Alliegro Milá, quien fue sustituido por el magistrado del Tribunal Supremo Carlos Manuel Piedra (Ortiz, 2016).


La dictadura de Fidel Castro fue un precedente fundamental para la izquierda en el siglo XX. En 1959 fue uno de los principales conductores de la revolución cubana y representó un verdadero desafío para Estados Unidos. Durante su permanencia en el poder, se desempeñó como presidente tanto del Consejo de Estado como del Consejo de Ministros y como primer secretario del Partido Comunista de Cuba. Para muchos, Castro era un déspota que pasaba por encima de derechos y libertades; para otros era un héroe revolucionario (Palma, 2016).


Lo cierto de esto, es que el régimen de Fidel Castro estuvo marcado por ser un sistema represivo en el que miles de ciudadanos fueron encarcelados, perseguidos e intimidados, a muchos cubanos les negaron sus libertades básicas, se instauraron prácticas abusivas que fueron consagradas en la legislación y aplicadas por las fuerzas de seguridad. Su gobierno se caracterizó por su negativa a reconocer la legitimidad de organizaciones de derechos humanos, de partidos políticos y de sindicatos independientes (Human Rights Watch, 2016).

En este sentido, es posible afirmar que Fulgencio Batista es una figura previa de la revolución cubana pues, debido al descontento popular y especialmente por el movimiento 26 de julio fue derrocado para dar paso a una dictadura que perdurará por más de sesenta años. Estos antecedentes son importantes al momento de hablar de la dictadura en Cuba hoy en día como se pudo evidenciar, en estos periodos de tiempo se sentaron las bases del régimen que en la actualidad continúan persistiendo y representan una de las formas de gobierno más represivas del mundo.
 

Referencias

 

Human Rights Watch (2016). Cuba: La era de Fidel Castro, marcada por la represión. https://www.hrw.org/es/news/2016/11/26/cuba-la-era-de-fidel-castro-marcada-por-la-represion


Lamrani, S. (2013). 50 verdades sobre la dictadura de Fulgencio Batista en Cuba. Operamundi. https://operamundi.uol.com.br/permalink/31853


Ortiz, R. (2016). Fidel Castro Ruz. Barcelona Centre For International Affairs. http://www.cidob.org/biografias_lideres_politicos/america_central_y_caribe/cuba/fidel_castro_ruz


Palma, A. (2016). Fidel Castro, líder de la Revolución cubana y símbolo de la izquierda, muere a los 90 años. The New York Times. https://www.nytimes.com/es/2016/11/26/espanol/america-latina/fidel-castro-lider-de-la-revolucion-cubana-y-simbolo-de-la-izquierda-muere-a-los-90-anos.html


Kirschbaum, R. (2019, octubre 7). Los años de Fulgencio Batista o cuando Cuba fue el «prostíbulo de América». Clarín. https://www.clarin.com/mundo/anos-fulgencio-batista-cuba-prostibulo-america-_0_sxEijgHx.html