Breve revisión de la lucha contra el narcotráfico en Cuba (2004-2018): historia, cifras y perspectivas de mejora

Por: Daniel Palma Álvarez*

Agosto 2019

*PhD (c) en Ciencia Política y de la Administración y Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid.

 

Cuba está situada a 531 km de la costa de los Estados Unidos, a 1921 km de Colombia (1081 km del Archipiélago de San Andrés, en su defecto), a 2549 km de México y a 1135 km de Honduras, por nombrar solo algunos países. Distancias fácilmente recorridas, en un mar cuyo tránsito es masivo si se tiene en cuenta que una veintena de estados tienen acceso soberano a sus aguas. Por tanto, si ha de hablarse de la importancia geopolítica de Cuba, no podría empezarse por un aspecto distinto a su posición geográfica privilegiada en la cuenca del Caribe, que convierte a esta isla, indudablemente, en un punto vital de la agenda de seguridad del continente americano en su conjunto.

Un ejemplo de su importancia puede hallarse en la relación política, económica y militar entre Cuba y Estados Unidos desde la segunda mitad del siglo XIX. Si bien en un comienzo se vio a la isla como parte del “patio trasero” o zona de expansión natural de la potencia norteamericana, dentro de las ideas de la Doctrina Monroe y el Destino Manifiesto, llegada la Revolución cubana que derrocó al gobierno de Fulgencio Batista en 1959 en favor del líder de corte marxista, Fidel Castro, Cuba pasó a considerarse una amenaza no solo a las pretensiones expansionistas de los EE.UU., sino también porque su cercanía geográfica la convirtió en el sitio ideal para la construcción de plataformas de lanzamiento de misiles balísticos de la Unión Soviética en el continente. En suma, la geografía ha sido una variable determinante de la relación cubano-estadounidense y de la isla con respecto a otros gobiernos en América Latina y el Caribe.

Sin embargo, Cuba no solo es, o debería ser, un asunto importante en la agenda de seguridad hemisférica por su difícil relación con los EE.UU. Por el contrario, dada su misma situación geográfica, la isla está en el centro de otras problemáticas que afectan la seguridad del continente como aquellas relacionadas con economías ilegales, siendo el narcotráfico la más significativa. Cuba tuvo un inicio accidentado en la lucha contra este flagelo, debido a que entre mayo y julio de 1989, el gobierno cubano se vio sacudido por el mayor escándalo de tráfico de drogas en toda su historia y por el que terminaron siendo fusilados el general Arnaldo Ochoa Sánchez y otros altos oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, hallados culpables de conspirar junto al Cartel de Medellín para traficar grandes toneladas de droga a través de la isla. Este juicio estuvo envuelto en polémica, ya que el gobierno de los Estados Unidos decía tener pruebas que demostraban que los hermanos Castro tenían pleno conocimiento de las operaciones ilícitas.

El escándalo coincidió con la ratificación por parte de Cuba de la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1988, que dio pie a la creación de la Comisión Nacional de Drogas, órgano en el que participan diversas instituciones públicas y a través del cual el Estado cubano planea, dirige y evalúa toda la política de prevención y enfrentamiento a las drogas (conocida como el Plan Maestro de la República de Cuba para la lucha contra el tráfico ilícito de drogas) (UNODC, 2016, págs. 1, 2). Así las cosas, ya para 1999 el gobierno cubano había puesto en marcha la “Operación Aché”, orientada a patrullar las aguas en las que ejerce su soberanía y la línea costera, intentando una actuacción coordinada entre las autoridades (principalmente Tropas Guardafronteras) y la población costera que se organiza en los llamados Destacamentos del Mar (UNODC, 2016, pág 7).

Los esfuerzos de Cuba por contar con un sistema adecuado de lucha contra las drogas y de recuperar su imagen internacional tras el escándalo se vieron recompensados al cabo de veinte años. En 2009, la ONU en cabeza de Bernard Leroy (hoy miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, y uno de los artífices de la Convención de 1988), felicitó a Cuba por sus avances en la lucha antinarcóticos y calificó de “efectiva” la política del gobierno cubano en esta materia, en el marco del Seminario Regional de Asistencia Judicial Recíproca de América Latina y El Caribe sobre los Tratados para la Fiscalización Internacional de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas organizado por la ONU en La Habana ese año (Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, 2009).

En este sentido, el avance que experimenta Cuba en materia de lucha contra el narcotráfico se puede ver ratificado observando las cifras de cantidades totales de incautación de drogas anuales. Para este fin, se hizo una comparación de las cifras en kilogramos incautados desde 2004 hasta 2018, contrastando los resultados presentados por el gobierno y la UNODC, de manera que se pudiesen comprobar, evitando caer en el error de asumir una sola fuente como la única capaz de arrojar luz sobre el tema.

[1]Esta tabla fue elaborada por el autor contrastando los datos presentados por el gobierno cubano en las notas de prensa oficiales y los reportados por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en los reportes anuales de incautación de droga por países desde 2003 hasta 2018. La información utilizada puede ser encontrada en la bibliografía.

Como se puede observar en la tabla, Cuba ha presentado unas cifras considerables en cuanto a incautaciones se refiere, demostrando cantidades que pueden alcanzar entre 9.200 kilos (2011) y 12.560 (2004) kilos, cifras record durante los años observados. Asimismo, es de recalcar que las operaciones antinarcóticos en la isla han arrojado resultados que se mantienen entre los 1.000 kilos y los 5.000 kilos. Por otro lado, también es claro que hay anomalías, ya que hay años que difieren demasiado con respecto a los demás, como son el 2005 en el que solo se reportaron 700 kilos o, más impresionante y enigmático aún es el 2014, en el que solo se ven reportados 149 kilos en las bases de datos de la UNODC (UNODC, 2018, pág. 20). Por último, aun cuando los resultados son positivos, la isla tiene aún un largo camino en esta lucha, especialmente, si desea acercarse a las cifras conseguidas por vecinos como Jamaica, que durante los mismos años de observación reportó ante la UNODC cantidades que iban desde los 17.000 hasta los 50.000 kilos anuales (UNODC, 2018, págs. 22, 23) (UNODC, 2015, págs. 20, 21) (UNODC, 2011, pág. 7) (UNODC, 2012, págs. 23, 24) (UNODC, 2010, pág. 7).

Posiblemente, una labor que puede emprender Cuba para dar mejores resultados en este aspecto, es tomar acciones más directas, encaminadas a la comprensión de cómo opera la delincuencia y el crimen organizado al interior de la isla, lo que resulta tan importante como las incautaciones, porque al final, la droga no viaja sola a otros países, es recibida por personas (o redes) que se encargan de distribuirla o asegurar su paso al destino final. Frente a esto, es preocupante observar que la Oficina Nacional de Estadística e Información de la República de Cuba, no ofrece informes públicos (o al menos visibles en su web) sobre el tema de seguridad. Así mismo, hay una tendencia a censurar la información sobre tasas de homicidios y delincuencia en los medios nacionales (Grant, 2016), en un momento en el que la UNODC ha reportado que estos han aumentado, alcanzando una cifra similar a la de los EE.UU. (5,35 por cada 100.000 habitantes), que si bien es discreta con respecto a otras en la región, ha aumentado con respecto a los 4,99 por cada 100.000 habitantes que se reportaron en 2016 (Isla Local, 2018). En otras palabras, con la poca información que se tiene sobre este asunto no hay forma de constatar hasta qué punto las redes del narcotráfico han permeado la isla.

En conclusión, atrás quedaron los tiempos en que Cuba era tratada en la agenda de seguridad como un simple problema para los EE.UU.; la “Crisis de los misiles” se ve distante de la realidad actual. Por el contrario, hoy en día las disputas ideológicas han de dar paso a la lucha conjunta y global contra el narcotráfico. En este orden de ideas, se puede decir que la isla se ha venido posicionando como aliado importante en el enfrentamiento de este flagelo, principalmente, en materia de incautación. Finalmente, si bien el avance es positivo, queda bastante por recorrer para el fortalecimiento de las acciones acometidas por el gobierno cubano en esta materia, sobre todo, en el estudio de la delincuencia y el crimen organizado al interior del territorio.

Referencias

 

Árias, F. (19 de marzo de 2019). Cuba vs. las drogas: la voluntad política hace la diferencia. Obtenido de Granma: http://www.granma.cu/cuba/2019-03-19/cuba-vs-las-drogas-la-voluntad-politica-hace-la-diferencia-19-03-2019-20-03-52

Grant, W. (27 de Febrero de 2016). ¿Es Cuba realmente un país sin crímenes violentos? Obtenido de BBC: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160210_cuba_dinero_seguridad_wg_all

Isla Local. (12 de Octubre de 2018). Crece la tasa de homicidios en Cuba aunque las estadísticas no aparecen en ningún medio estatal. Obtenido de Isla Local: https://www.islalocal.com/crece-la-tasa-de-homicidios-en-cuba-aunque-las-estadisticas-no-aparecen-en-ningun-medio-estatal/

Meléndez, J. (27 de Junio de 2018). Cuba proclamó "tolerancia cero" con el narcotráfico. Obtenido de El Universal: https://www.eluniversal.com.mx/mundo/cuba-proclamo-tolerancia-cero-con-el-narcotrafico

Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba. (16 de junio de 2009). Onu califica de efectiva política cubana antidroga. Obtenido de CubaMinRex: http://anterior.cubaminrex.cu/Narcotrafico/Articulos/Enfrentamiento/ONU.html

Oficina de Naciones unidas contra la Droga y el Delito. (2010). Seizures, 2003-2008. Viena: ONU.

Oficina de Naciones unidas contra la Droga y el Delito. (2011). Seizures, 2004-2009. Viena: ONU.

Oficina de Naciones unidas contra la Droga y el Delito. (2012). Seizures, 2006-2010. Viena: ONU.

Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. (2015). Seizures, 2009-2013. Viena: ONU.

Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. (2016). Comportamiento de las actividades de las drogas en la República de Cuba. Principales resultados en su enfrentamiento (2015-primer semestre de 2016). Viena: ONU.

Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. (2016). Informe Global sobre la Trata de Personas.Viena: ONU.

Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. (2018). Seizures, 2012-2016. Viena: ONU.

Oficina Nacional de Estadística e Información. (2019). Servicios Informativos de la Oficina Nacional de Estadística . Obtenido de ONEI: http://www.one.cu/servicios%20informativos.htm

Radio Televisión Martí. (22 de Noviembre de 2017). Cuba incautó cerca de cinco toneladas de droga en 2017. Obtenido de Radio Televisión Martí: https://www.radiotelevisionmarti.com/a/cuba-incauto-cerca-5-toneladas-droga-2017/156939.html

Rainsford, S. (8 de Septiembre de 2012). Contra el narcotráfico, Cuba y EE.UU. son del mismo bando. Obtenido de BBC Mundo: https://www.bbc.com/mundo/movil/noticias/2012/09/120908_cuba_eeuu_drogas_narcotrafico_dp.shtml

UNIVERSIDAD SERGIO ARBOLEDA

SEMILLERO DE ESTUDIOS SOBRE CUBA

CALLE 74 # 14-14

INFORMACIÓN: 57 1 3258181

LÍNEA GRATUITA: 01 8000 110414

  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube